¿Lo oyes? ¿Me escuchas? Es la magia de la radio

¿Lo oyes? Es el sonido de las ondas que transmites. ¿Me escuchas? Te estoy hablando a ti. Desde varios años atrás, siempre supimos que nuestra relación sería idónea, sería perfecta. Como el mar a las olas. No todos pueden decir que esta sensación que tengo contigo la pueden sentir tanto como yo. Tienes el don de empatizar, el don para satisfacer y el don para que cada vez que te escuchemos, hagas magia. Fuiste, eres y serás el objetivo por el que estoy emprendiendo mi camino. Sé que a veces este puede estar lleno de piedras, de obstáculos y de agujeros negros, pero lo que puedo decir es que llegaré a ti de cualquier forma, sea como sea. Tengo que aceptar todos los retos. Y si ello hace que decaiga, que en mis días peores sienta que todo se viene abajo, ahí estarás tú para que con tu sonido me devuelvas otra vez esa magia que creaste en mí. Eres tímida, lo sé. No te puedo ver, pero sí escuchar. Me gustaría que tuvieras esa afinidad conmigo el día de mañana como yo la tengo ahora contigo. Sabes que cada una con sus más y sus menos podemos congeniar. El efecto que creaste en mi cuando te pude acariciar por primera vez fue tan profundo que desde ese mismo instante supe que serías mía, que serías mi forma de expresarme, que formarías parte de mi.

Radio

Entré por aquella puerta esperando un mundo nuevo, y efectivamente lo descubrí. Tu corazón, tus latidos y tus venas se desencadenaban en un pequeño cuarto. Junto a él, la sala central de tu voz. Al taparme los oídos solo me escuchaba a mí misma y al pronunciar alguna frase te escuchaba a ti. Es tu magia.

Sé que todavía no te he podido tocar como quisiera, que todavía no me he adentrado tanto en ti como debería. Sé que otros aprendices como yo ya han estado contigo, que han podido saborear lo que infundes. No tengo prisa por llegar a ti, ya que quiero que cuando lo haga sea de una manera especial, con tu manual de instrucciones aprendido, con tus características ya en mi mente. Quiero todavía concienciarme. Sé que no será difícil, pues dicen por ahí que cuando algo realmente te gusta eliminas de tu mente de forma inmediata todo aquello que te impida realizarlo y tú eres mi objetivo, lo sabes.

También sé que la primera vez (o quizá la segunda) que esté contigo me ayudarás a perder el miedo y a llevar las riendas de cada una de las situaciones que se me aproximen.

Quizá de alguna forma me siento mal conmigo misma por no haber podido colaborar contigo, por no estar más contigo de lo que debería, quizá por las circunstancias que se me han puesto desde que empecé este camino. Pero vuelvo a repetir, no tengo prisa, no quiero andar a la ligera, no quiero ser una simple novata, quiero empezar bien y hacerme a la idea, hacerlo a mi manera, para que así, el día de mañana pueda saber manejarte como siempre soñé.

Muchos afirman que naciste en la profesión más bonita del mundo, y efectivamente no se equivocan. Naciste para contar historias, inquietas, inexactas, mágicas (como tú), enigmáticas y sobre todo verdaderas. Marcas los minutos del día, marcas mi tiempo. Bienvenida eres y serás a mi mundo, radio.

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.