Silvia Muíña: ”Una foto puede hacerte odiar al ser humano y aún así admirar la belleza de su composición”

297818_4566414320182_351648690_n

La joven fotoperiodista Silvia Muíña. Fotografía cedida

La cámara son sus ojos, la lente donde se esconde su creatividad. Silvia Muíña capta los hechos y los recrea a su modo. Esta joven periodista gallega natural de Santiago de Compostela  plasma  en  una  simple  instantánea  no  solamente  un  suceso,  sino  que describe un mundo más allá de sus acontecimientos. Explora, siente y atrapa todo lo que le apasiona con la fotografía, especialmente con el fotoperiodismo. Un arte apresado.

¿Cómo y cuándo comenzó tu pasión por la fotografía?
Cuando tenía 12 o 13 años mi colegio organizó un maratón de fotografía. Pasamos el día sacando fotos por la calles del pueblo y me lo pasé genial. Recuerdo lo ansiosa que estaba por buscar esa foto especial, ese momento único. Yo llevaba una cámara de plástico roja que me había tocado en una revista, ¡el botón para disparar saltó a la primera fotografía que realicé! Pero afortunadamente seguía funcionando igual. De ese maratón gané mi primer y único premio en el colegio, un trofeo en forma de cámara fotográfica que aún conservo, junto a la cámara roja. Ese día empecé a ver la fotografía como una forma de vida y empecé a informarme sobre qué estudiar para ello.

¿Qué es lo que más te gusta fotografiar?
Me gusta toda la fotografía pero prefiero retratar formas de vida diferentes o problemáticas y movimientos sociales. Me gusta utilizar la fotografía como lo que es, una herramienta para mostrar al mundo lo que ocurre en un determinado escenario.

Una de las fotografías que más le gusta a Silvia. Fotografía cedida

¿Cuál ha sido la fotografía que más te ha gustado y que sientas que es especial?
Todas tienen una historia y eso ya las hace especiales. Tampoco es que tenga una gran cartera de fotografías fabulosas pero si tuviera que elegir una ahora quizás diría una de mi último proyecto sobre las Corralas de Sevilla. La foto está realizada en el garaje de la Corrala La Unión y fue mi primera fotografía sobre el reportaje. En ella se puede leer un claro mensaje que creo que, aunque es el lema de la Corrala en cuestión, es un mensaje propio para la época que estamos viviendo: “La Unión. Donde hay una necesidad nace un derecho”.
El  movimiento  de  las  Corralas  surge  a  raíz  de  la  Corrala  La  Utopía  que,  ante  el panorama de desahucios y altas tasas de paro, varias familias en esa situación ocupan un edificio propiedad de Ibercaja para reivindicar su derecho a una vivienda digna. La Utopía fue la precursora de un movimiento que rápido se fue extendiendo por Andalucía y donde familias desconocidas se unían por la misma necesidad.

¿Recuerdas tu primera cámara?
La cámara roja de plástico que venía de regalo en una revista y a la cual le di mucho uso. Pero la mi primera cámara ya más profesional fue una Canon EOS 300 analógica.

¿Con qué equipo trabajas actualmente?
Tengo la Canon 400D con su objetivo de serie 18-55mm y la Canon 7D con un 50mm,
1,8. La primera la llevo a todos lados, sobre todo para viajes porque ya tiene mucho “trote” y es más pequeña y cómoda que la 7D, esta última la utilizo más para trabajos profesionales, ya sea de foto o de video.

¿Hiciste algún curso de fotografía antes de adentrarte en este mundo?
Comencé haciendo un ciclo superior en la Escuela de Artes de Lugo y luego hice un Máster en Madrid. Después de terminar el ciclo hice prácticas en un periódico local en el que tuve la suerte de luego ser contratada, allí fue donde aprendí de verdad y  donde me entró el gusanillo por el Periodismo. También intento acudir a talleres que imparten fotógrafos que me interesen, es una buena forma de aprender de los mejores sin necesidad de gastar demasiado.

¿Qué crees que se puede mostrar en una fotografía? ¿Crees que puede transmitir algo más allá de un simple hecho o situación?
La fotografía es capaz de llevarte a escenarios y a personas que nunca has conocido y sentir que las conoces. Muestra hechos y situaciones y puede transmitir diferentes sentimientos. Una solo foto puede ser capaz de hacerte odiar al ser humano, de sentir vergüenza ajena, de sentir náuseas y aún así admirar la belleza de la composición.
Creo que una fotografía es buena cuando le llega al espectador de alguna forma,  cuando le hace reaccionar o sentir algo. Una imagen que no provoca nada en el espectador se convierte en un simple papel.  Quizás decir que una foto pueda cambiar el mundo sea demasiado, teniendo en cuenta que hay demasiadas cosas que cambiar, pero lo que sí puede es mejorarlo un poco.

1Por tanto, una fotografía ya nos cuenta mucho sobre algo, pero ¿qué crees que puede contarnos el fotoperiodismo?
Todo. El fotoperiodismo puede explicar lo que 1.000 libros de historia, documenta la vida del ser humano con sus virtudes y defectos.

Has trabajado como fotógrafa para medios como Europa Press o el Xornal de Galicia, ¿Qué solías fotografiar para estos?
En Europa Press fue donde hice las prácticas del Máster y estuve en la sección de reportajes del corazón. Allí podía acudir a actos como por ejemplo el estreno de una película o también esperar toda una mañana en el asiento trasero de un coche a que el famoso saliera de su casa. En el Xornal estuve de suplente de un compañero los fines de semana o festivos que él necesitaba librar y fotografiaba lo que me tocaba esos días, ya fueran actos políticos, ruedas de prensa o manifestaciones.

Ya que llevas años dedicándote a esto, ¿qué consejos les darías a aquellas personas que están iniciándose en este mundo?
Para el que no tenga idea o ningún conocimiento básico yo le recomendaría empezar con la fotografía analógica, hay muchas marcas buenas y baratas que se pueden adquirir a precios muy asequibles. Creo que es la mejor forma de conocer bien la cámara y la fotografía en sí, ya que aprendes a mirar. Ahora con el digital tendemos a sacar miles de fotos sin sentido de las cuáles muchas lo único que hacen es ocupar espacio. Con un carrete tienes límite y eso hace que cada foto sea distinta. Además, para el revelado siempre puedes acudir a las facultades de comunicación, ya que la mayoría suelen tener un laboratorio analógico que casi nadie utiliza y es una pena.

Por otro lado, a los que ya tengan conocimientos les diría que no se preocupen tanto del equipo  como  de  formarse  visualmente. Acudir a exposiciones o a festivales de fotografía donde conoces nuevas obras y nuevos fotógrafos siempre es una  forma de estar en constante aprendizaje. Y luego está lo de sacar fotos y fotos y más fotos hasta encontrar tu estilo. Yo aún sigo en ello.

Para finalizar, ¿Cómo te ves en un futuro?
Tal y como están las cosas en el mundo del Periodismo me veo trabajando de cualquier otra cosa para poder sobrevivir, pero bueno, bien, es lo que hay en estos momentos donde  los  periódicos sustituyen a los fotógrafos de plantilla por ciudadanos con Iphones. Lo importante es tener un objetivo, si ahora tengo que trabajar de cualquier otra cosa para pagarme mis gastos pues lo haré, pero pensado que el dinero que gane también me puede servir para costearme mis propios proyectos. Si sigues haciendo lo que te gusta de verdad al final eso ya es una recompensa.

Aquí puedes encontrar más fotografías de Silvia:

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.