Fernanda Carrasco: “La música me ha hecho madurar y ver las cosas de diferente manera”

IMG-20150824-WA0009

Fuente personal

Con tan solo 24 años, su currículum no se queda corto. Lleva el flamenco en la sangre. Su familia también pertenece a este mundo, la cual la ha arropado con los más grandes y ella ahora sigue la tradición. Su voz irradia fuerza, coraje y valentía. Ha actuado en la Bienal de Flamenco de Sevilla, ha llevado su gitanería a Francia y actúa cada año en la Caracolá Lebrijana. Fernanda Carrasco es una joven con ganas de comerse el mundo y sobre todo luchadora.

¿Cuándo y cómo empezaste en el mundo del flamenco?

Empecé cuando tenía  unos  13 o14 años, cantando villancicos “aflamencaos” en Navidad.

Debido a la corta edad con la que te iniciaste, ¿cómo viviste tus primeros años en este panorama?

Los primeros años era todo una pasada. Fue una gran sorpresa, dado que nadie sabía que yo cantaba y tampoco me habían escuchado. Estos años fueron los mejores, era como un juego para mi, solo me subía al escenario para cantar y pasármelo bien, sin importarme el qué dirán.

¿Cómo recuerdas la primera vez que actuaste en público?

La primera vez que canté en público fue en el Teatro Juan Bernabé de nuestro pueblo, en una zambomba organizada por el Asilo de San Andrés. Lo recuerdo con nervios, inseguridad, era solo una niña, pero con  muchas ganas e ilusión. Después de esa actuación, fui a la Peña Flamenca Pepe Montaraz, en la que también tenía lugar una zambomba navideña, y ahí estaba yo cantando más villancicos y la gente cuchicheando acerca de quién sería esa niña o acerca de donde estaba metida, que hasta ese momento no había cantado.

Has actuado en la Caracolá Lebrijana y en la Bienal de Flamenco de Sevilla con artistas como Juana Vargas o Luis Malena, ¿cómo describirías la experiencia de cantar en un escenario tan famoso como el de la Bienal?

La Bienal fue para mí auténtico lujo y una gran oportunidad para abrirme puertas, sobre todo para que mi nombre sea escuchado fuera de Lebrija. De mi actuación solo te puedo decir que la disfruté al máximo y di todo de mí.

IMG-20150824-WA0008

Fernanda durante sus actuaciones. Fotografía cedida.

¿Crees que hay mucho cambio de un escenario a otro?

Para mí sí. Ambos sitios requieren una gran responsabilidad, pero la presión que tienes en tu pueblo, por lo menos yo, no la tuve en la Bienal. Quizás porque en la Bienal las críticas de flamenco son justas, y no como las que se hacen en Lebrija, que a la hora de hacer una crítica de flamenco se basan en la familia y no, en ser justos, es  mi  opinión y muchas personas también coinciden en lo mismo, pero son cosas que se superan y a día de hoy, me da igual. Tenía muchas ganas de cantar en la Bienal, porque era un público totalmente nuevo y fue una gran oportunidad de darme a conocer, quizás esas ganas que llevaba pudo con la presión, nervios y todo lo demás.

 También has llevado el flamenco de Lebrija más allá de nuestras fronteras, nada más y nada menos que a Francia, ¿cómo se vive allí el flamenco según tu experiencia?

El flamenco fuera de España es muy respetado y admirado. A veces se siente hasta lástima de cómo una cultura tan nuestra tiene a veces, no digo siempre, más valor en el extranjero, que en su propio lugar de origen.

 En tu familia siempre te has sentido arropada por artistas como Inés Bacán o tu tío Miguel Funi, ¿qué has aprendido de ellos?

Arropada lo que se dice arropada creo que no es la palabra, lo que tengo o lo que soy me lo he ganado yo sola, palmo a palmo sin tener que agradecer nada a nadie, exceptuando a dos personas, que son mis padres. De ellos lo que he aprendido, está en discos, videos o grabaciones, poco te puedo contar de que me hayan ayudado o se hayan sentado conmigo a enseñarme un cante, solo unas dos o tres veces he estado con mi tío Miguel y una con mi tía Inés, me enseñaron ciertas cosas, pero lo que canto es a base de escuchar una y mil veces grabaciones tanto de estos dos artistas como de otros que son de mi familia, Curro Malena, Manuel de Paula, Juan Peña “El Lebrijano”…y muchos más.

IMG-20150824-WA0003

Fotografía cedida

¿Qué te ha enseñado este mundo?

Este mundo me da muchas alegrías pero a la misma vez fatigas de la muerte, se pasa muy mal a la hora de salir a cantar, pero una vez que se sale, no sé, no podría explicar lo que se siente, depende también de lo que esté cantando así me expreso o hago transmitir. En este mundo la humildad debe de ir por encima de todo y debe haber siempre buen compañerismo. Este mundo me ha hecho madurar mucho y ver ciertas cosas de diferente manera. Todavía me acuerdo de cuando me subí a mi primera Caracolá con tan solo 15 años, cantando sola, como una profesional, que ilusión más grande, volvería mil veces a vivir eso.

Ahora que acabas de conseguir tu título en Técnico en imagen para el diagnóstico y vas a comenzar la carrera de Enfermería, ¿te ves más en el campo de la salud o en el del flamenco?

Si te soy sincera no lo sé, porque ser enfermera es mi sueño desde que era pequeña y dedicarme en cuerpo y alma al flamenco para poder vivir de él, me encantaría, pero no te puedo decir, creo que son situaciones de la vida, las que hacen decidir qué camino escoger, dentro de unos cuantos años lo sabremos.

En definitiva, ¿cómo te ves en un futuro?

Me veo en el hospital, poniendo pinchazos por bulerías o por soleá  –dice entre risas- . Fuera de broma, no sé cómo me  veo, lo que si  es que no quiero dejar ni la enfermería ni el mundo del flamenco, formar una familia y tener una vida lo más estable posible.

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.