José Manuel Hermosín: “La cerámica tiene vida propia, todos los días descubres algo nuevo en ella”

DSC_0202_

Fotografía propia

Sus manos crean arte y belleza. Trabajan en un oficio que requiere paciencia, transmiten la labor que desde tiempos ancestrales ha sido trabajo de muchos y recuperan el arte para llevarla incluso más allá de las fronteras españolas. Allá por el año 86, José Manuel Hermosín, Julia Romero y Paqui Sánchez decidieron rescatar del olvido el arte de la cerámica en Lebrija y decidieron formar la Cooperativa Cerámica Artística Lebrijana (CAL). Hoy, José Manuel Hermosín, también conocido como “Sastre”, continúa junto a sus dos compañeras con sus creaciones y proyectos, los cuales tienen una gran aceptación en países como Francia, Alemania o Estados Unidos.

Hace 31 años realizaste un curso por el INEM y gracias a él decidiste recuperar la actividad de la cerámica creando así Cerámica Artística Lebrijana. ¿Recuerdas cómo fueron tus comienzos?

José Manuel Hermosín: A partir del curso de cerámica que dimos, aprendimos más o menos las técnicas de la cerámica, las cuales desconocíamos por completo. Veíamos en ello una especie de proyecto de futuro, yo venía de hacer la mili y no tenía ningún proyecto de trabajo y vimos ahí una especie de ventana abierta al futuro. Éramos un grupo de 18 jóvenes y junto con un profesor de Sevilla llamado Miguel Pérez y su hijo decidimos montar la empresa y llamarla Cerámica Artística Lebrijana. Era difícil, pues era montar algo artístico que en un principio apenas tiene necesidad, solo la decoración. Pero me metí en la hazaña de crear una cooperativa porque siempre me ha gustado pintar y me apasionaba.
El Ayuntamiento entonces nos cedió los terrenos, después fuimos ampliándola y decidimos crear esto, que en principio era una escuela taller. Pero como he dicho anteriormente, éramos 18, pero por circunstancias de la vida, al final nos hemos quedado tres, el mínimo de cooperativistas que se exige, Julia Romero, Paqui Sánchez y yo.

DSC_0181_

Fotografía propia

¿Qué supone para ti la cerámica?
José Manuel Hermosín: Supone una forma de vida. La cerámica tiene vida propia, ya que todos los días descubres algo nuevo con ella. El cliente te descubre también cosas nuevas, pero de inspiración no vive el ceramista. A mí la cerámica me da la vida, pero a veces te la quita también porque tienes muchos quebraderos de cabeza con ella, pero esto pasa en todos los oficios.

¿Qué intentas transmitir con tus creaciones?
José Manuel Hermosín: De principio, que atraiga al cliente por alguna razón, el hecho de que pintes algo es para que el que pase por aquí o te encargue algo le transmita algo. Por ejemplo, una madre una vez me pidió un dibujo de un burrito que había hecho su hija y ella quería colgarlo en su casa. Esto es lo que de verdad me llena, ver al cliente satisfecho.
Nosotros en nuestras creaciones seguimos el siguiente proceso: empezamos por la base, que es el barro, este puede ser hecho a mano por un alfarero o por planchas de barro. Una vez hecho el barro, lo cocemos a 980º C a 1020ºC, una temperatura idónea para luego esmaltarlo. Cuando lo esmaltamos, lo hacemos por inmersión por un baño con una capa de 1 mm de espesor y después se limpian las impurezas para luego poder dibujar, que puede ser a mano alzada o también mediante un dibujo previo que se pasa a un papel y con una muñequilla de gaza y un producto se polvorea y se queda el contorno con el dibujo. Una vez que se termina de pintar, se deja hasta que haya suficiente número de piezas, se carga en el mismo horno y se cuece de nuevo a 980ºC, es decir, lleva dos cocciones, hasta que ya se termina la pieza.

DSC_0203

Algunas de las creaciones de “Sastre”. Fotografía propia

¿Cuál es el proyecto con el que más orgulloso estás? ¿Qué ha significado para ti?
Te sientes orgulloso de cada uno. Esto pasa como a las madres si le preguntas que a qué hijo quiere más. Hay por ejemplo trabajos que me gustan mucho, como por ejemplo los que hice para la Hermandad del Rocío de Sanlúcar de Barrameda, o también trabajos míos que tiene la difunta Duquesa de Alba en el Palacio de Dueñas, que se lo regaló una chica y también trabajos para el Rey.

¿Qué sientes al saber que las obras de CAL se proyectan por países como Alemania, Francia o Estados Unidos?
Se amplía la satisfacción de no hacerlo solo en Lebrija, sino en otros sitios del mundo. Tengo varios trabajos en Francia y por ejemplo un hombre hizo una trayectoria a caballo desde el Coto de Doñana hasta otra punta de Francia, es decir, 1700 km a caballo, con sus paradas correspondientes. Este hombre, que es yerno de Paul Ricard, un hombre bastante conocido en Francia, lo que me pidió es que el mapa del recorrido lo plasmara en cerámica para ponerlo en su casa. También hemos hecho trabajos para ponerlos en una estación de Francia. En Holanda también hay una reproducción de unos trabajos de Miró.
Pero todo esto lo hemos hecho no porque tengamos representantes por todos lados de Cerámica Artística Lebrijana, si no porque bien nos han escuchado o porque pasan por aquí. También es verdad que estamos en una zona de Lebrija donde hay muchos representantes de productos de todos sitios como son las flores y pasan por aquí holandeses, se llevan nuestra tarjeta y quizá más adelante nos piden algo.
También porque estamos en un nuevo proyecto llamado Mascerámica.com. Este está funcionando y ahora con ello queremos dar el salto hacia otros sitios de forma online junto a la forja y a la alfarería.

¿Crees que fuera se le da más valor a este tipo de arte que en España?
La cerámica española en el exterior tiene bastante fama en general, ya que la cerámica de por sí es un mundo infinito. La andaluza por ejemplo es muy colorista, parecida a la de Extremadura. Pero en general es diferente, por ejemplo en Portugal y Holanda lo que prima es la cerámica azul.

¿Piensas que esta labor se perderá con el tiempo?
Se puede perder pero cada vez hay más gente que lo utiliza de otras formas… De todas maneras, la cerámica está mucho menos valorada que el lienzo. Si yo pinto un paisaje por ejemplo al óleo se le da más valor que a la cerámica. Sin embargo, yo digo siempre lo mismo, para mí un referente en este mundo es un arquitecto llamado Aníbal González, el que realizó la Plaza de España de Sevilla. Este utilizó el barro, la cerámica y el hierro y el ejemplo está ahí y la cerámica de este sitio está muy valorada.

Fotografías propias

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.