Eva Ruiz: “Soy muy afortunada de poderme dedicar al cante flamenco, es mi pasión”

cantandoHa traspasado las fronteras de Lebrija e incluso las de Andalucía para llevar el arte del flamenco por tierras madrileñas. Eva Ruiz es puro talento, la esencia del flamenco la lleva en las venas. Teniendo como referentes a Pastora Pavón y a Chacón entre otros, la artista afirma que para ser portador del flamenco hoy en día hay que trabajar muchas cualidades sin dejar de pensar siempre que el aprendizaje nunca termina.

¿Qué supone para ti el flamenco?

Para mí el flamenco es mi forma de vida. El cante es mi forma de expresarme, es lo que más feliz me hace en este mundo. Es mi trabajo y mucho más, no veo el flamenco sólo como una forma de “ganarme el pan”, que también, es el mundo en el que me muevo y en el que me relaciono. El flamenco siempre ha formado parte de mí, desde que nací lo que se ha escuchado en casa ha sido flamenco.

¿Qué intentas transmitir a través del cante?
Cuando canto, intento transmitir todo lo que yo soy: todas las personas somos un crisol de sentimientos, de vivencias, de personas que te rodean y te influyen, de gustos, de aversiones… pues con el cante, intento que todo esto salga. Y sobre todo intento transmitir verdad, la mía personal.

¿Recuerdas cómo fue la primera vez que actuaste en un escenario?
En un escenario, creo recordar, porque hace unos veinte años, que fue en la peña del Chato de la Isla en San Fernando, en un intercambio con la peña Pepe Montaraz… Entonces ni mucho menos pensaba que unos años después me dedicaría profesionalmente al cante, lo tomaba como una afición, y quizás esa necesidad de expresarme que te decía antes me llevó a intentar que la afición se convirtiera en algo diario.

¿Quién te corrigió más en tus comienzos?
En mis comienzos como profesional, José de la Tomasa, Paco Taranto y Esperanza Fernández.

¿Crees que este arte se hace o se nace con él?
Yo creo que tiene bastante de las dos cosas. Tienes que nacer con unas cualidades vocales, rítmicas, musicales en general, pero para ser un profesional del flamenco, tienes que trabajar estas cualidades cuanto más mejor y sin pensar que cuando ya estás en un nivel, el aprendizaje se ha terminado, porque no es así. En el flamenco nunca se deja de aprender, a menos que tu decidas que has llegado al tope. Esto es lo difícil del flamenco y lo más motivador también a mi entender.

caracola 5¿Tienes algún referente en el mundo del flamenco?

Tengo muchos, no uno sólo, tanto en cante como en guitarra, y por supuesto en el baile. Me he fijado y me fijo en los antiguos: Pastora Pavón, Tomás Pavón, Vallejo, Chacón, Juanito Mojama, Mairena, Caracol…. Podría nombrarte muchísimos, porque estos que menciono, dejándome detrás seguramente algunos, son para mí como los indispensables si quieres empezar a darte cuenta de cómo va el flamenco, porque son enciclopédicos podríamos decir, pero después hay mucho cantaores en los que hay que fijarse para cierto tipo de cantes en concreto, es decir, si vas a estudiar el cante por cabales, tienes que escuchar a Sernita de Jerez, y si quieres aprender los cantes por Romances, tienes que escuchar a la Perrata… En cuanto a guitarra, me maravilla Ramón Montoya, uno de los revolucionarios de principios del siglo pasado, Paco Cepero, Pepe y Juan Habichuela (recientemente desaparecido) y por supuesto Paco de Lucía y Manolo Sanlucar. En el baile me gusta Manuela Vargas, Rafael el Negro, Farruco… de todos se aprenden cosas.

Tras la fatídica noticia de la muerte del grande del flamenco, Juan Peña el Lebrijano, ¿qué palabras tienes para él?
Yo, para Lebrijano, sólo tengo palabras de admiración, de respeto, de agradecimiento por lo que nos ha entregado, y en estos días siento un dolor muy grande por su partida, porque en casa siempre se ha seguido a Juan con veneración, entonces para mí se ha ido alguien muy mío, aunque yo a Juan no lo traté mucho personalmente. Era, para mí, el último genio vivo del cante, que no es lo mismo que ser un buen cantaor, un gran maestro del cante, que también lo era. Ser un genio es otra cosa… El genio tiene la capacidad para ver lo mismo que tú, y expresarlo como no lo había hecho nadie antes, de inventar y reinventarse a sí mismo constantemente, y de llevar el género al que se dedica, en este caso el cante, a límites insospechados. Por eso son los más criticados, los más incomprendidos y en momentos los discriminados en el arte. Ellos van por delante de los demás. Y Lebrijano ha sido uno de ellos. La suerte que tenemos con él, es que su obra perdurará en el tiempo, lo que hace que él no se vaya del todo.

¿Qué es lo mejor y lo peor de ser artista?
Lo mejor y lo peor de ser artista son en sí casi las mismas cosas. Quiero decir, una de las cosas más gratificantes de ser artista, es viajar por todo el mundo, y a su vez, es algo que desorganiza mucho tu vida cotidiana: maletas, vuelos, hoteles… Otra cosa muy importante es el contacto con el público, y esto mismo es una bendición y a veces un lastre en sí mismo: la gente que te ve, que te sigue, te dan un cariño que no podemos pagar más que con el mismo arte, y a la vez son a veces tus peores críticos, y hace que tu auto exigencia aumente hasta niveles a veces insanos… A pesar de todo, yo soy muy afortunada de poderme dedicar al cante Flamenco, que es mi pasión y por tanto si tuviera que hacerte un balance entre lo positivo y lo negativo de vivir del arte, siempre pesa más todo lo bueno.

bailandoTe encuentras ahora por tierras madrileñas actuando en tablaos flamencos y extendiendo el arte lebrijano más allá de nuestras fronteras, ¿qué te encuentras haciendo allí?
Pues como bien dices, vivo en Madrid desde hace tres años, y aquí mi diario es el tablao: Villa Rosa, Las Carboneras… y desde aquí también es de dónde me van llamando para los espectáculos y las giras fuera de España. Estoy muy bien en Madrid, por la gente que he encontrado aquí, tengo unos compañeros maravillosos que me hacen de familia, además de ser grandes artistas, y encuentro muchas más salidas que en Sevilla en donde empecé mi carrera y dónde he dejado muchas cosas y estuve muchos años.

¿Crees que se le da la misma importancia al flamenco por Andalucía que por otras regiones?

Flamenco hay por toda España, yo siempre digo que Andalucía es la madre del Flamenco, pero hay tierras muy flamencas como Madrid, Barcelona, la zona de levante… Yo creo que en general el flamenco no se conoce. La gente conoce lo “aflamencado” pero no el arte Flamenco en profundidad. Es una música dura para el espectador, no es fácil, trata de todo lo más profundo del ser humano, y eso a la gente de a pie le cuesta asimilarlo. A veces la gente de fuera le da un valor a nuestro arte, que ni nosotros mismos sabemos darle.

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.