Yo soy yo, y ya: homosexualidad en Reino Unido

“La diversidad racial, cultural y sexual en el Reino Unido es mayor a la diversidad en Colombia. Esto de por sí crea una mayor apertura mental a la misma y reduce los prejuicios y la discriminación en cuanto a la homosexualidad”, declara José Carlos Mejía, colombiano residente en Londres y miembro de Metro Charity, organización que promueve la salud y el bienestar a través de servicios para cualquier persona que experimente problemas relacionados con el género, la igualdad, la sexualidad, la diversidad o la identidad.

Reino Unido se convierte así en uno de los países que promueve más libertad en cuanto a orientación sexual se refiere. Al comienzo del siglo XXI se promulgaron varias leyes que garantizaron la igualdad en la legislación británica. Así, en el año 2000, se aprobó una regulación que prohibía la discriminación laboral por razones de orientación sexual.

Fuente: Freepik

En 2002, se estableció la ley de adopción de niños tanto por personas solteras como por matrimonios, lo que hizo que se abrieran las puertas de la adopción también a los homosexuales en Inglaterra y Gales. Ya en noviembre de 2004 se aprobó entonces la ley de Unión Civil para parejas homosexuales.

Esto ha dado como consecuencia que durante estos años se haya divulgado esta libertad. Por ello, muchas son las ciudades del Reino Unido que se hacen partícipe de ello, unas más que otras, pero las que más destacan son Londres, Brighton y Manchester.

Brighton por ejemplo es conocida no solo por sus buenas playas donde poder pasar un buen día en un ambiente bohemio y alternativo, también es conocida por ser la ciudad más gay friendly del Reino Unido. Así lo mostraba un artículo del periódico El País en julio de 2015.

El Día del Orgullo Gay en esta ciudad se celebra el primer fin de semana de agosto y los bares y restaurantes de la zona son decorados con banderas de arco iris, pelucas de todos los colores y vestimentas libres como el espíritu que recorre la ciudad. De hecho, cada año se intenta batir el récord en asistencia, en 2014 por ejemplo, participaron más de 250.000 personas. Una imagen más bien distinta a lo que hace unas décadas no se veía por Reino Unido, cuando el tema era tabú en los medios de comunicación. “La mayor tragedia no era acabar en prisión [en Reino Unido ser gay fue delito penal hasta 1967] sino que en aquellos tiempos a los periódicos les encantaba hacer público quién era homosexual, dando nombres y detalles que arruinaban la vida de muchos hombres”, recuerda George Montague, inglés de 93 años que no se pierde ningún desfile de Brighton y considerado por sí mismo como el gay mayor de la ciudad. “Muchas de estas personas llegaron a suicidarse después de ver sus nombres en los periódicos”, añade.

Fuente personal

José también explica con ello que con todo lo que ha avanzado Reino Unido desde lo que cuenta Montague, las comparaciones entre el país y otros países latinoamericanos como Colombia son difíciles pero importantes, especialmente cuando se habla de derechos humanos. “En la actualidad y a nivel global, la homosexualidad se debate entre la negación y la aceptación”.

El ser homosexual en Reino Unido es valorado y respetado, tanto en temas legales como en el día a día. Esta aceptación a nivel social tiene diferentes efectos y consecuencias positivas y/o negativas dependiendo del país, como puede ser el fortalecimiento de la comunidad gay, el aumento del sentimiento del orgullo gay o menor número de ataques y crímenes de odio entre otros.

En Colombia estamos dando pasos agigantados en el marco legal, aunque muchos paradigmas sociales siguen igual, es decir, muchos hombres y mujeres gays siguen escondiendo su condición por miedo al rechazo u otro tipo de repercusiones”, expresa José.

Algo parecido piensa también Alonso González, joven catalán residente en Manchester, quien ha decidido no mostrar su auténtica identidad por temor a poder sufrir represalias en sus condiciones laborales. “España ha avanzado mucho en visibilidad y respecto hacia el colectivo gay, pero todavía queda mucho camino que recorrer. Dentro del colectivo LGTB, la gran letra olvidada es la T, algunos se refieren a la transexualidad como el hecho de nacer en un cuerpo equivocado, pero realmente es la sociedad la que lo está”, explica.

Es por ello que en este sentido cree que en España hace falta mejorar la mejor arma: la educación. Una educación que defienda la situación del colectivo gay y que apueste por ello.

Fuente: Freepik

Alonso opina que, a pesar de ello, es innegable que España se ha situado a la cabeza mundial en cuanto a aceptación y visibilidad del colectivo gay, algo que en gran medida ha sucedido gracias a la aprobación de la ley que regula el matrimonio entre personas del mismo sexo. Aunque opina que no suele ver lo mismo en Manchester. “En este país he apreciado menos muestras de afecto en público de parejas homosexuales, aunque sí he encontrado un ambiente más mixto en los barrios gays de la ciudad, más divertido y más sano a la vez”.

Es así como Alonso ve la famosa Gay Village de Manchester. Esta zona mancuniana cuenta con cafés, restaurantes y hoteles y una amplia elección de locales nocturnos junto al local del que recibe el nombre. Existen compañías que realizan visitas guiadas al área e incluso existe una ruta gay que se puede hacer a pie.

Se dice que Manchester tiene la comunidad gay más importante de Inglaterra fuera de Londres y que las campañas para despenalizar la homosexualidad dieron comienzo en la ciudad en los años 60. De hecho, en 2011 fue nombrada la ciudad más acogedora en el mundo para el público gay.

También José, como residente en la capital inglesa, cuenta que Soho es un barrio que tiene mucho que ofrecer y cree que “estos espacios ayudan a validar la identidad gay, a hacer visible lo invisible y a nombrar lo innombrable”.

Fuente personal

A pesar de que países como Colombia, España o Reino Unido acepten y den cada vez pasos más grandes en este ámbito, lamentablemente aún hay zonas y países del mundo donde no se ve de la misma manera. Y esto es algo que solo el tiempo dirá. “Cada sociedad vive su propia evolución cultural. Creo que, si la evolución es positiva, por lenta que sea, debe celebrarse. Lo preocupante es que existan países que están involucionando de manera alarmante con respecto al respeto al colectivo LGTB.”, opina Alonso.

“Por supuesto me aterra pensar en la idea de que, de haber nacido en Arabia Saudí, Yemen o Irán, estaría en peligro de muerte simplemente por ser homosexual. Suelen ser países donde los derechos humanos brillan por su ausencia”, añade.

José declara que “es lamentable que aún haya países que no lo toleren, sobre todo para las personas que sufren dicha opresión. Es un abuso contra los derechos humanos. En 2017 deberíamos estar pensando más en las cosas que nos unen, que nos hacen similares y no en aquellas que nos dividen y nos segregan. No le damos la importancia o relevancia que merece a los avances en materias de derechos, políticas y leyes. “We take our homosexuality and the rights that come with it for granted”.

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.