Más allá del “hola, ¿qué tal?” y la típica frase que todo extranjero pronuncia cuando va a algún país hispanohablante: “una cerveza por favor”, hay más que ofrecer en el segundo idioma más hablado del mundo con más de 590 millones de personas que lo hablan. El español o el castellano, lengua romance procedente del latín, se originó en el Reino de Castilla y es hablado en países como España, Hispanoamérica, el Sáhara Occidental, Guinea Ecuatorial y algunas partes de Filipinas.

Cada vez son más las personas interesadas en esta lengua, por motivos culturales, lingüísticos o sociales. Y con ello, hay cada vez más instituciones y más personas que se encargan de enseñarlo y difundirlo. Este es el ejemplo del Instituto Cervantes, ya que dispone de actividades formativas dirigidas a profesores de lenguas extranjeras y a profesionales relacionados con la enseñanza y el aprendizaje de lenguas. Ofrece cursos de formación y comunidades de práctica donde poder especializarse, profundizar o investigar en un área profesional concreta. Además de los cursos que dispone en cada uno de sus centros organizados por niveles de acuerdo con el Marco Común Europeo de Referencia.

Entre estos cursos se encuentra el DELE, el título oficial acreditativo del grado de competencia y dominio del español que otorga el Instituto Cervantes en nombre del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España.

Sin embargo, también hay personas que se encargan de enseñarlo porque son nativos y deciden irse a otros países como Reino Unido para trabajar de ello. Con esta experiencia, el currículum se amplía al dedicarse a la enseñanza fuera de España. Las empresas valoran ver que una persona ha sabido moverse fuera de su país para enseñar un idioma y se refleja positivamente en cuanto a las oposiciones de cualquier especialidad para ser profesor.

Sin embargo, para poder ser profesor en Inglaterra lo primero que se debe tener en cuenta es que hay que tener conocimientos de inglés, hay que saber transmitir a los alumnos lo que se quiere decir; tener una mente abierta, ya que la cultura del inglés y su forma de vida es muy diferente a la de un hispanohablante y también saber venderse bien. Ser teacher assistant también es otro de los pasos que hay que dar para poder ser profesor, ya que ayuda a conocer de primera mano cómo es el ambiente en una clase de otro país.

received_10211778291925527

María del Ara durante su graduación en Manchester. Fuente personal.

Este es el caso de María del Ara, una joven sevillana residente en Manchester, quien cuenta que desde pequeña siempre le había gustado ayudar a sus vecinos a hacer los deberes y ahí fue donde se dio cuenta que quería dedicarse profesionalmente a ayudar a las personas a conquistar sus sueños. “Mientras hacía la carrera de Estudios Ingleses en la Universidad de Sevilla solía pensar en mi futuro en España, opositando y consiguiendo una plaza de profesora de inglés lo más cerca posible de Sevilla. Sin embargo, tras cursar 10 meses en la Manchester Metropolitan University gracias a la beca Erasmus, mi visión cambió por completo”, comenta.

Algo muy parecido le pasó a María Laín Valenzuela, directora de Spanish for Executives en Londres. “Mi bagaje profesional siempre ha estado relacionado con el mundo corporativo y entiendo muy bien las necesidades de las empresas y sus dirigentes. Considero que tengo un idioma común con mis alumnos, que es el “yo puedo”. Me gusta trabajar con gente que tiene claros sus objetivos y que no puede permitirse el lujo de la ineficiencia”.

María del Ara también vio que Inglaterra podía darle la oportunidad de trabajar nada más graduarse y no se lo pensó dos veces y aplicó para realizar el Seconday PGCE Modern Languages, un curso que admite que ha sido duro pero que la satisfacción de poder ver como sus alumnos aprenden su propio idioma ha merecido la pena. Ahora María del Ara tiene contrato de un año en un instituto y con posibilidad de hacerse indefinida.

received_10211778080280236

María del Ara con uno de sus compañeros de trabajo. Fuente personal.

María del Ara admite que lo más fácil a la hora de enseñar español es la credibilidad que se tiene en la clase. “Mis alumnos siempre presumen de que a ellos les da clase de español Miss Ruiz, que es sevillana y tiene acento del sur”, cuenta la joven. Admite también que lo más difícil puede ser explicar conceptos tan complejos como el subjuntivo o la diferencia entre el uso de ser o estar.

 

María del Ara cuenta que se ha encontrado de todo durante los 10 meses que lleva enseñando español. Los más motivados lo ven muy cool por adorar el reggaetón y por ir a España de vacaciones. Sin embargo, también ha tenido que hacer frente a niños que estaban totalmente desmotivados con la asignatura y que frecuentemente decían “miss, ¿para qué voy a aprender español si todo el mundo habla inglés cuando viajo? Además, aquí en Inglaterra no lo necesito”. “Ante esto, hay que tirar de ingenio y hacer todo lo posible por motivarlos”, dice la sevillana. También es esto lo que comenta María Laín, “considero que lo más difícil es que los alumnos comprendan la necesidad de un compromiso hacia el aprendizaje: me encuentro con muchos alumnos que creen que con “una horita a la semana” van a poder desenvolverse en el idioma, cuando no están inmersos en un país donde se habla español. Siempre dejo claro que “¡quien algo quiere, algo le cuesta!”.

Maria Lain Valenzuela - Spanish for Executives - Derechos de la foto cedidos por Espanish in London

María Laín. Fuente personal.

María del Ara relata además que ser profesora siempre había sido su meta, disfruta explicando reglas materiales, preparando el material o corrigiendo exámenes. Cuenta que esta profesión le permite sentirse realizada, ya que le permite participar en el desarrollo de sus alumnos, no solo en el ámbito académico, sino también en el personal. “Yo no sólo soy la profe de español, sino que también soy consejera. En varias ocasiones me he visto en la situación de tener que sentarme a hablar con algunos de mis alumnos porque necesitaban hablar con alguien y en casa no encontraban ese apoyo moral. Poder ayudar a estos niños hace que no cambiara mi trabajo por nada en el mundo”, dice.

“Me decido a enseñar español a altos cargos, que están acostumbrados a ser los jefes y que todo el mundo les baile el agua. Cuando se enfrentan al español no están en su zona de confort y vuelven a ser alumnos y a reportar de alguna forma a alguien, el profesor, que a veces les saca los colores si no hacen los deberes por muy ocupados que estén. Es muy enriquecedor ver el espíritu ganador que abunda en este país y como no se achantan ante las dificultades que supone aprender un idioma”, es lo que también comenta la directora de Spanish for Executives.

Cuenta además María del Ara que en su instituto no siguen ningún libro de enseñanza que les guie, sino que la mayoría de los recursos que usa en sus clases las crea ella misma dependiendo del nivel de sus alumnos. “Trato de seguir una communicative approach, haciendo que los alumnos hagan el mayor uso posible del idioma durante la clase, lo que combino con mi propio uso del target language”. Sin embargo, María Laín decide utilizar otros métodos como el “life-like experience”, metiendo a los alumnos en la cocina, en el teatro, en reuniones no-vinculantes o de bares para prepararles para cualquier situación.

Diferentes métodos de enseñanza, diferentes formas de ver el idioma, pero el lenguaje universal de toda persona que quiere aprender un idioma es muy simple y común en todos: el esfuerzo por empaparse de una cultura y una lengua que no es la suya.

Anuncios

Una alternativa diferente, enseñar español

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.