El sol, las fiestas, el tiempo, la comida, la gente, la famosa siesta…y un sinfín de actividades que caracterizan a los españoles y que cada día atrae a más turistas, quienes deciden mudarse a la Península Ibérica bien para trabajar o bien para vivir por una larga temporada. Son más de 290.000 británicos residiendo en España y algunos se mudaron, bien con el objetivo de disfrutar de la cultura española y de todo lo que les podía ofrecer o bien para desarrollar su carrera profesional.

nivel-ingles-espana-escuela-kvWD--620x349@abc

Fuente: abc.es

Este es el caso de Jazz Williams, un joven de Manchester, quien lleva solo un mes en España y ya adora el país. Jazz se mudó por varias razones. Entre ellas para aprender del idioma y de la cultura española, pues piensa que es la mejor forma para mejorarlo, vivir en una ciudad cuya lengua materna fuera el español. Y, en segundo lugar, para encontrar trabajo de lo que se ha estado dedicando en Reino Unido, ser profesor de inglés y matemáticas. “Prefiero un sitio más relajado, que me dé más tranquilidad como España”.

Según una noticia publicada por el diario El Mundo en marzo de 2016, y según un sondeo sobre las actitudes del Reino Unido hacia Europa del semanario inglés The Observer, la mayoría de los británicos se inclina por España (15%), seguido de Italia (12%) y de Francia (10%) como destino predilecto para las vacaciones. Además de que entre ellos destaca una curiosa diferencia, los partidarios de quedarse en la Unión Europea prefieren Francia, mientras que los que se inclinan por el Brexit se quedan en las costas españolas.

Jazz, quien ya visitó España varias veces antes de mudarse definitivamente, está a punto de empezar sus clases en España y ya está preparando todos sus métodos de enseñanza, aunque enseñará en un colegio inglés en la ciudad de Salamanca. Asegura que enseñar bajo la forma de la cultura española es mucho más relajada que la inglesa, además añade que resulta mejor para concentrarse tanto en la enseñanza como en el aprendizaje para los más pequeños.

Afirma que lo que más le gusta de la cultura española es el nivel de vida, en general la vida social que se lleva en el país. “Ni que decir tiene que me encanta el tiempo, no es tan depresivo como el que tenemos en Reino Unido y encuentro a todos los españoles muy alegres y siempre con ganas de ayudar”, dice el joven. Aunque también cuenta que lo que más le está costando es hacerse con todos los acentos de las diferentes regiones, ya que no todos siguen las reglas del buen uso del castellano. Asegura que como toda lengua que no es la materna, el oído tiene que hacerse para familiarizarse con el idioma, sin embargo, el chico piensa presentarse para examinarse del nivel B2 en noviembre.

Unos deciden irse a trabajar en busca de nuevas oportunidades profesionales y otros son los que deciden disfrutar de países calurosos como España para disfrutar de su jubilación. Y es que el Instituto Nacional de Estadística (INE), muestra en un estudio realizado en el año 2015 que el 32.3% de los británicos residentes en España residían en la Comunidad Valenciana y en Andalucía. Datos que quizá no haya tenido en cuenta Jazz, pero sí las personas que deciden mudarse a lugares con costa y mejor tiempo.

IMG_5963

John junto a su mujer disfrutando de una calurosa tarde de invierno en Andalucía. Fuente personal.

Es el caso de John y Anitra Ormandy, una pareja procedente de Windsor que decidió mudarse a la península en el año 2005. John cuenta que antes de mudarse estuvieron barajando la posibilidad de mudarse a Suffolk en Reino Unido y también de comprar una casa en tierras francesas, pero no les fue bien. Tras mucha búsqueda encontraron una pequeña casita con piscina privada en una pequeña localidad de Sevilla llamada Lebrija. Compraron un vuelo para ir a conocer la zona y la encontraron “irresistible”.

Según el diario Libre Mercado, desde finales de los años 90, España es un país de referencia como destino de muchos jubilados extranjeros, fundamentalmente comunitarios. El número de nacionales de otros países que buscan en España la jubilación dorada ha aumentado un 368% en tres lustros. Sin duda, esto tiene implicaciones económicas y ha derivado en cambios significativos en algunas zonas de España donde se afincan que merece la pena resaltar. Según la revista Panorama Social en su capítulo “Atractivo de España para los jubilados europeos: del turismo a la gerontoinmigración”, dirigido por Rafael Durán, la movilidad internacional de retirados está íntimamente relacionada con el proceso de construcción europea que, pese a no ser específico de España, representa aquí su mayor expresión. Según el Padrón de habitantes, en 1996 residían en España algo más de 86.000 extranjeros comunitarios de 55 o más años de edad. Este número se ha incrementado notablemente hasta alcanzar los 436.000 en 2011 (incluyendo a los noruegos e islandeses). Es decir, en tres lustros se han multiplicado por cinco.

IMG_5969Algunos de estos gerontoinmigrantes, simplemente, se trasladan a sus segundas residencias ubicadas desde hace años en las zonas de playa españolas, otros afrontan cambios mucho más radicales a la hora del dulce retiro. Aunque son residentes permanentes, muchos pasan una parte del año en España (generalmente el invierno) y el resto, en su país de origen. Pretenden así evitar el elevado calor y ruido de los meses de verano en nuestro país.

Los británicos conforman la parte más numerosa, unos 200.000, que representan el 46% del total de jubilados extranjeros residentes en España. Los alemanes les siguen con un 20% del total.

“Lo que más me gusta de Lebrija es su casco antiguo y la posibilidad que ofrece para ir andando a todos lados, incluso con fácil acceso a aeropuertos como el de Jerez de la Frontera en Cádiz, con conexiones para vuelos con Reino Unido, Madrid o Barcelona”, cuenta John. También cuenta que le atrae la distancia tan corta que tiene de playas como las de Sanlúcar de Barrameda o Chipiona, también en la provincia de Cádiz, en las que perderse junto a su mujer con la motocicleta que llevó desde Reino Unido.

IMG_5938Cuentan que al principio su idea era pasar el resto de su vida entre Suffolk y Lebrija, pero después de un año se dieron cuenta que preferían estar en España y solo volver a Reino Unido para vacaciones cortas. Aunque cuentan que su mayor problema es el español. Les gustaría aprender más, pero cuentan que les cuesta mucho debido a sus casi 78 y 72 años. “En realidad nos culpamos por no poner más interés en el idioma y solo sabemos las pocas palabras que se pueden aprender. Además, los amigos españoles que tenemos quieren practicar su inglés a la misma vez, lo cual nos viene fenomenal y nos hace la vida más fácil en la península”, relata.

La pareja tiene intención de estar en España por una larga temporada, aseguran que no tienen cargas familiares, ya que su única hija se encuentra trabajado en el Middle East en Reino Unido, por lo tanto, se sienten totalmente independientes para realizar su vida por separado y disfrutar del cálido clima español, además de disfrutar de la brisa marina, la gente, la cultura y sobre todo las famosas tapas que tanto enamoran a los extranjeros.

Anuncios

Vivir el sueño español. Ingleses viviendo en España

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.