Lo más diminuto de Alemania

A veces, cuando viajamos, nos nos damos cuenta de que hay vida más allá de fotografiar los monumentos más conocidos y famosos de ese sitio al que nos desplazamos. No sabemos que hay cosas más bellas que descubrir, ver y por consiguiente, fotografiar. Porque al fin y al cabo se trata de llevarnos no solo en el carrete de la cámara, sino en el carrete de la memoria de la vida aquellos sucesos que más nos impactaron en el lugar al que fuimos.

Esa mujer comprando flores en el mercado central; aquel niño jugando con su perro; un pintor observando el paisaje para su próxima obra; un graffiti que muestre la opinión de la población de ese lugar; objetos que representan un concepto en un sitio y en otro concepto en otro, etc. En definitiva, se trata de fotografiar la vida. 

En este sentido, Alemania, especialmente su capital Berlín y la moderna Hamburgo, tienen mucho que ofrecer:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotografías propias.

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.