7 razones por las que siempre tienes que volver a los sitios a los que has viajado

Nunca me cansaré de repetirlo. El día que no esté maquinando un nuevo viaje o engatusando a alguien para que me acompañe, seguramente me haya pasado algo. Estas navidades pasadas me encajé de nuevo en Manchester, ciudad inglesa que aunque no brille por su belleza (dicho por todo el mundo que me pregunta: ¿y en Manchester qué hay?), me robó el corazón un día. Una ciudad a la que volvería una y mil veces, no por sus edificios emblemáticos o por el gran parque de Piccadilly Gardens donde he pasado tantos momentos tomando el sol (sí, hay de vez en cuando). Sino por la gente que he conocido y las experiencias que he vivido.

Las navidades hacen a las personas más blandas, y yo no he pasado desapercibida con este viaje. Así que he llegado a la conclusión de que estas quizá sean las sensaciones que experimentan todas aquellas personas que viajan de nuevo a un lugar que han visitado ya:

  1. Eres tan experto en la ciudad que no hace falta que vayas con la mirada ojiplática y entusiasmada por conocer un sitio nuevo y por consecuencia, sus monumentos. Te conoces dónde sirven la mejor cerveza, qué visitar y cuáles son los mejores escondites.
  2. Siempre puedes alojarte en los hogares de tus amigos (siempre y cuando tengas la suerte de que aún viven allí) y ahorrarte un dinerillo.
  3. Notas que nada ha cambiado, que todo sigue igual, quizá un edificio nuevo por aquí o un nuevo restaurante por allá. Pero todo sigue su cauce.
  4. Rememoras aquellos pensamientos que antes tenías cuando visitaste ese sitio. Los momentos vividos, las risas compartidas, ese trayecto de autobús que solías coger, la gente correr hacia la parada del tranvía o personas apresuradas porque llegaban tarde al trabajo.
  5. Te sientes con más emoción porque ahora ves todos los rincones de la ciudad de otra manera, te ofrecen otras sensaciones. Quizá en el momento en el que lo visitaste los tenías tan vistos que hubo momentos en que ni los valorabas tanto como lo estás haciendo ahora.
  6. Vuelves a reencontrarte con tus amigos, aquellas personas que hicieron de tu experiencia algo único, con las que has madurado y aprendiste de la vida. Valoras el volver a echar de menos y sobre todo observas lo que has crecido saliendo de tu zona de confort.
  7. Pero lo más valioso de todo es ver que con estos amigos aún sigues compartiendo las mismas inquietudes y que lo mismo que un día os unió, sigue ahí. Vuestras charlas sobre la vida, las aspiraciones y ambiciones. Es bonito ver cómo personas de todas las partes del mundo se conectan de una manera tan unida. Por eso, nunca me cansaré de repetirlo, viaja todo lo que puedas porque lo que ganas es mucho más que lo que pierdes. No te quedes ahí sentado.
Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.